Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

13/2/18

¿SUBIMOS AL PORRACOLINA?

¿Por qué no?.

Es hora de subir una vez más a esta emblemática cima de Cantabria con sus 1414 metros de altitud y unos desniveles muy pronunciados.

Es una ascensión exigente, lo digo, por si  quieres subir con nosotros, y es posible que encontremos nieve en el ascenso, como  aquella que se ve al fondo de la foto, en el puerto de Alisas por donde hace un rato pasamos con el autobús.
 ¿Cómo deciros que ni el gallo pedrés ni el "gochu" nos van a acompañar?.
Dejando atrás las sombrías tapias del cementerio de Bustablado, dos soberbios ejemplares de castaño nos animan a continuar,  subiendo desde el fondo de un valle para alcanzar las cimas blancas y bajar hasta otro.
La pendiente y el lapiaz no se hacen esperar, el suelo húmedo y resbaladizo añade a la ruta más dificultad, hay que mirar muy bien donde pisar.
Antes de salir del bosque aparece la nieve que descansa sobre un lecho de hojas secas.

 En algún sitio leí que "huelen a santidad las hojas muertas"
El día amaneció con un viento del sur  que enseguida nos acaloró, pero al salir al descampado es otro cantar.

La altura y la fuerza del viento hace que tengamos que volver a ponernos los atuendos que nos habíamos quitado.

A las nubes mejor ni mirar, no te vayan a asustar...
...total...¿qué importa  si se juntan el cielo y el suelo?.
El Alto de Los Machucos, también conocido como Collado de la Espina está 921 metros de altitud, los espesores de la nieve ya son más que considerables.
Desde aquí hay una buena vista del Porracolina...cuando está despejado.
 Caminamos sin prisa, sin meta ni destino, por este lado de una frontera de estacas con alambre de espino.
El espesor de la nieve lo ha tapado todo, el viento la arremolina  y va formando crestas nuevas sobre los muros de piedra, los tocones de árboles caídos, las ramas rotas y los matorrales de helechos y escajos.
La lluvia es cada vez más intensa y empieza a diluir la nieve bajo los pies, llegar a la cima va a ser una tarea casi seguro imposible.
Optamos por seguir ruta y nos fijamos otro objetivo, el Porracolina va a seguir estando ahí y siempre habrá tiempo para intentar su ascenso una vez más.
Caminamos durante horas recreando la mirada por un escenario que parece  una radiografía de muros de piedra, árboles, cabañas y parcelas blancas que esperan  que llegue de colores preñada, la primavera. 
El suelo se vuelve fango y las suelas se cubren de barro, el camino se estira, se alarga, sube, baja...
La roca nos mira asustada.

De piedra,(como yo), os vais a quedar cuando veaís por donde hay que bajar.
Ya se ve el lecho del río Asón en el fondo del valle, y aunque cueste creerlo hasta aquí arriba llega el rumor de las aguas que como torrentes...
...bajan por las laderas arrastrando la nieve, las ramas y las piedras.

“¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos. ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa, hemos materializado. Luchar y comprender, nunca el uno sin el otro, esta es la ley.”
Mallory.

“Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira la cumbre, pero más importante es admirar las cosas bellas del camino. Sube despacio, firme, y disfruta cada momento. Las vistas desde la cima serán el regalo perfecto tras el viaje.”
Harold V. Melcher.


4/2/18

¿SABÉIS LO QUE ME CONTÓ...

...la niña de las botas rojas y la chupa amarilla?.
Que a ella le gustaría que todos los niños del mundo, de Palestina, de Siria o de la India, pudieran  pisar los charcos, jugar con los perros, correr tras los pájaros y vivir toda la vida soñando.

Tenía yo el animo un poco caído, y me alegró el día.

23/1/18

LA ABUELA MARCELINA

Abuela Marcelina, déjame que recuerde algunas cosas tuyas que marcaron mi vida.

Déjame que rebusque en el pasado y me aferre a algunas vivencias a tú lado, que ni quiero ni puedo olvidar.

Déjame que recuerde tú mirada y los ojos vivarachos que echaron chispas hasta tus últimos días.

Déjame que recuerde el moño donde se recogía tu melena, sujeto por unas recatadas horquillas.

Déjame que recuerde cada 29 de septiembre, el día de San Miguel, cuando juntabas a todos los nietos, y las uvas que celosamente guardabas para nosotros en un caldero de cinc con agua fresca.

Déjame que recuerde la última vez que te visité en aquella residencia.

Aún conservabas el candor y el pudor de tus años jóvenes y cuando te pedí un beso me dijiste que a ella solo le besaba su marido.

"Pero si soy tu nieto,abuela.

Tú nieto mío, pues, ¿de quién?.

De Benito, el mayor de tus ocho hijos."

Déjame que recuerde el instante en que tus brazos abrazaron mi cuello y me diste el más dulce de tus besos.

Déjame que recuerde, abuela Marcelina, algunas cosas que con el paso de los años, ya casi no duelen.



15/1/18

INVENTANDO CAMINOS

No será el sol quién caliente hoy los rojos frutos del escaramujo.
Pueden parecer erraticos nuestros pasos, pero seguro que aunque tengamos que inventar senderos y caminos, llegaremos a un merecido destino.
Nómadas de corazón libre ansiosos por descubrir rincones secretos.
Aunque digan que estamos locos, locos llaman también a los poetas malditos, y que esa locura les acerca más a Dios.
Nuestra locura nos lleva a encontrarnos con una naturaleza que nos habla, a pesar de la necedad de quienes no quieren escuchar.
Por senderos de viento donde no cabe el desaliento.
Y el sol escondido entre las nubes es un faro, con su tenue luz cargada de sosiego.
Nada interrumpe la paz y el silencio que inunda el bosque.
Donde reinan el blanco y el gris, de repente un oasis de colores.
Ante la arrogancia de los hombres, el ejemplo del árbol humillado. 
No hay escollos que impidan caminar por estos cantiles alejados de la mar.
Apenas ha nacido, y ya se despeña  el río en busca del agua salada.
Bajó la nieve del cielo para acariciar las hojas de los árboles...
...y tejió una manta para darles calor en el invierno.
 En las entrelazadas ramas  quedaron colgadas multitud de conversaciones. 

Cuando llegamos al pueblo, nos recibió la primavera.

Dieciséis kilómetros pisando nieve, interpretando paisajes por el Valle de Valdelucio (Burgos).

Buscando las fuentes del Río Odra, con el Grupo de Montaña,ORZA.

31/12/17

SEMBRAR

¿Y si empezamos el año sembrando?.

Yo pongo las semillas.

Semillas para que broten la paz y el perdón. 

 Semillas que crecerán fuertes y sanas, asfixiando las malas hierbas del odio y la intransigencia.

Semillas contra la intolerancia de los que no saben tratar a todos como iguales.

Semillas que absorberán el agua de las lágrimas y  haran florecer sonrisas.

Solo eso pido al nuevo año, eso y seguir aprendiendo y practicando las buenas enseñanzas.

19/12/17

SOLSTICIO DE INVIERNO 2017

Lo veo venir sobre la línea del horizonte.

Veo el hombre nuevo que sabe dar, y sabe cuándo ha de pedir.
  
Veo al hombre rudo que sabe acariciar tiernamente a una mujer.

Veo al hombre que tararea una canción para calmar a un niño.

Veo al hombre que pierde  el miedo, aprendiendo a sonreir.

Feliz Solsticio.

Playa de Los Caballos,(Costa Quebrada).