Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

10/8/17

UN INSTANTE EN MI RETINA

Vas caminando por la cresta de la montaña y de repente alguien dice:

¡¡¡Quietos, mirad!!!

Dirigimos la mirada hacia el fondo del valle donde nos señala con el dedo.

Sus reflejos han sido mayores y nos han descubierto primero.

Ya toda la manada está mirando hacia nosotros, en guardia, con las orejas levantadas y olfateando el aire.

Hemos interrumpido su hora del rumio tras haber madrugado para pacer la hierba fresca antes del amanecer, ajenos a cualquier mirada.

De forma lenta al principio, inician la huida sin dejar de mirarnos con recelo para instantes después emprender una carrera trepidante saltando entre brezos y enebros antes de adentrarse en el hayedo.

Nervioso descuelgo mi cámara del cuello y a falta de trípode, confiando en mi pulso me apoyo en una piedra.

Zoom a tope y disparo.

No mato a ninguno, eso se le daba bien al Emérito cuando venía de cacería por estas tierras.

No se la satisfacción que le produciría a él matar astados, pero estoy convencido que no era mayor que lo que yo sentí al hacer esta mediocre fotografía.

Por un instante me he sentido como el primitivo que pintaba ciervas en la cueva de Altamira.


14 comentarios:

  1. Precioso texto y precioso momento, que has sabido bien aprovechar con esta fabulosa foto.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Un instante en mi retina, toda la vida en mi corazón.
    Ellos son así; salvajes, libres, ágiles, fugaces..
    Si pudiera ver Altamira, la de verdad, lloraría. De alegría y no sé cuántas cosas más...tantas como las que siento cuando ellos se dejan ver ese instante. Y no, no hace falta matar para ser un gran cazador; quizás los mejores cazadores son los que dejan vivir.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que gran momento Jesús, ellos os miran seguro con la misma sorpresa que vosotros a ellos.

    Besos !!!

    ResponderEliminar
  4. En las cuevas de Altamira... tu mirada poética, como la suya. Abrazo enorme, Tejón.

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes lo que me gustan y lo que los disfruto, de madrugada o al atardecer cuando pastan tranquilos y esperarlos, siempre se el corazón me palpita y seguirá palpitanto cada vez que vea uno, dos o cien... buena captura.

    Pdta.- En el Oriental todavía quedan restos de las balas que usaban los Emeritos en cumbres como el Jierru donde hubo en su tiempo una caseta para que estuvieran comod@s y los cazaran agusto.

    ResponderEliminar
  6. Si realmente es difícil de ver pero alguno según dice sale a comer un bocadillo al pie de una montaña y ve de todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho, tanto la foto como contaste la experiencia.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  8. Que bonita cena!!! Muito bem captada na velocidade da sensação...
    Um beijo

    ResponderEliminar
  9. Ahí queda el testimonio de los momentos tan bonitos y excitantes que nos puede brindar la naturaleza. Unos disfrutan con el clik del dedo en la cámara y resaltar la vida animal y otros, con el click en el gatillo de un rifle para resaltar la muerte. Y encima, los indeseables, tiene la poca vergüenza de posar con el animal abatido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla tejón, la foto espectacular y el texto genial, enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Bonita fotografía, estoy de acuerdo contigo, no entiendo qué puede de haber de satisfactorio en disparar a un animal "por deporte"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Una estampida en toda regla y cuesta arriba. ¡Buen ojo!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Jesus perfecta la foto y las palabras
    Desafortunadamente hay personas que disfrutan con cosas sin sentido, pero una vez digo, la vida es bella
    UNOS SUFREN, Y OTROS HACEN SUFRIR
    Un abrazote

    ResponderEliminar