Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

19/3/17

VIVIR SIN RENCOR

Vivo sin resentimientos,asumiendo mis errores,..

...entre suspiros que rompen,en las noches el silencio...
...y recojo tempestades de los vientos que no siembro.

3/3/17

GLORIA FUERTES

"Empezamos a saber vivir,
un poco antes de morir.

¡Qué putada!

Cuánto nos vamos a acordar bajo tierra,
de las horas que perdimos sobre ella".

Gloria Fuertes García (Madrid 28 de Julio de 1917- 27 de Noviembre de 1998)

21/2/17

MÁS QUE MIL PALABRAS

"Una imagen vale más que mil palabras"

Todos quieren mecerse en esta cuna,
el sol, las estrellas y la luna.

Estas son las que a mi me sugiere la foto.

Poned las vuestras.

Mar de nubes desde el Pico Tresmares y el sol meciéndose  en los perfiles de Los Picos de Europa.

13/2/17

MALAS RAÍCES

...ojalá entre sus espinas nacieran delicadas rosas o hermosos y dulces frutos rojos, pero no, sus raíces están fecundadas por el odio y bajo la nieve no se esconde la primavera.

Y a mi que me gustaría que esas espinas fueran de escaramujo...  

2/2/17

LA CUADERNA DE UN GALEÓN

Bien pudo haber formado el viejo roble parte de la estructura o la  cuaderna de un antiguo galeón.

 Pero prefirió navegar en el río.

 Para acabar sus días rodeado de monedas de oro y telas de seda, no hace falta estar en la mar hundido.


24/1/17

¿SERÁN FELICES?

Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes, para hacer una travesura. Uno de ellos dijo:

- Debemos quitarles algo a los seres humanos, pero, ¿qué?

Después de mucho pensar, uno dijo:

- ¡Ya sé! Vamos a quitarles la felicidad. El problema es dónde esconderla para que no puedan encontrarla.

Propuso el primero:

- Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.

- No, recuerda que tienen fuerza; alguno podría subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está -replicó otro.

Se escuchó una nueva propuesta:

- Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar.

Otro señaló:

- No, no olvides que son curiosos, alguno podría construir un aparato para bajar, y entonces la encontrarán.

- Escondámosla en un planeta bien lejano de la Tierra -propuso otro.

- No -le dijeron. Recuerda que les dieron inteligencia, y un día alguno va a construir una nave para viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad.

El duende más veterano, que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas, dijo:

- Creo saber dónde ponerla para que nunca la encuentren.

Todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono:

- ¿Dónde?

- La esconderemos dentro de ellos mismos; estarán tan ocupados buscándola afuera que nunca la encontrarán.

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la lleva consigo.

No me pregunteis donde encontré este cuento. Hice a San Google la pregunta que da título a la entrada, apareció... y lo copié.
Cosa de duendes