Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

21/4/18

PLANETA DE PLASTICO

La cruda realidad hace que hoy en la cueva, el tejón tenga que mostrar fotos que no quisiera que vierais, pero que tristemente y cada día más, forman parte de este planeta anteriormente llamado tierra. 
Pasaron los años cuando de niños íbamos a la playa a jugar y competir, por ver quién cosechaba más conchas y cascaritas para convertirlas en monedas de cambio, y pagar con ellas por que nos dejaran lamer o mordisquear el cucurucho de un helado.  

Conchas y cascaritas de todos los colores, algunas parecía  que llevaran con ellas el arco iris dentro.
Hoy por los arenales solo se ven colores convertidos en bastoncillos para los oídos, en cartuchos vacíos de plomo de quienes practican el "noble deporte de la caza", en mil formas de envases de productos para la higiene, sin contar con mecheros, redes y otras artes de pesca.

¿Cómo es posible que teniendo los oídos tan limpios, no escuchemos las advertencias que nos hacen en los medios de comunicación a diario?.

¿Por cuánto tiempo  podremos seguir bañando nuestro limpio cuerpo en un mar que estamos envenenando?.

El planeta tierra está herido de muerte, mientras seguimos matando de un tiro a las aves y a los peces.


Pinchad en el enlace.




14/4/18

EL CANTO DEL CISNE

Pasado el primer instante de sorpresa, frotándose los ojos, por fin  vio al cisne que no quiso ser un ave real, aquel que alzando el vuelo, había cruzado los mares para huir de Inglaterra, donde todos los cisnes eran propiedad de la Corona.

Pero de nuevo,creyó llegado el momento de volver a extender las alas.

 Las profundas aguas del pozo Tremeo le hablaron del futuro y le dijeron que podía ser tan libre como todos aquellos árboles que  tantos años fueron su única compañía.

Él los vio crecer en todas las direcciones.

 A lo alto en busca de las nubes y del cielo.

 Su ancha y rumorosa sombra le dieron frescura las calurosas tardes de verano, sumergiéndose en el agua había visto que sus raíces no encontraban fronteras bajo el suelo. 
  Con su potente y rápido vuelo no tardó mucho en llegar a las marismas de Soano y fijó su residencia en el antiguo molino de mareas.

Allí sigue, feliz, dejándose llevar por el subir y bajar del agua, unas veces dulce y otras salada.

Tan enamorado del lugar que no piensa en el día, que ha de cantar para rendir cuentas al dios Apolo.


3/4/18

PINTO LO QUE VEO...

Caminaba por aquel angosto bosque una  tarde de invierno, en busca del cisne que vivía en las trémulas aguas del oscuro y tenebroso lago.

Un sendero helado desequilibraba sus inseguros pasos y su vista cada vez más borrosa le decía que aquella era una misión imposible.

Pero allí estaba el centenario cisne, que a decir de la leyenda creía que metiendo su largo cuello en las profundas aguas, recordaría su pasado y vería su futuro. 


Manet.


Pinchad en los enlaces.



26/3/18

EL SILENCIO-III

Siempre vuelvo cuando quiero escuchar el silencio, porque el silencio no se escucha igual en todas partes.

El silencio aquí es el esfuerzo, el sacrificio de una gente y un pueblo, que luchan de forma constante, para formar parte de esta naturaleza.

Hoy los montes no se ven verdes, un manto blanco lo cubre todo y los rayos de sol son tan tenues que apenas se posan sobre la nieve.

Fluyen lentamente los arroyos, tan lentamente como  el vuelo de los buitres, que con sus alas extendidas, aprovechan las corrientes de aire un poco más calientes.
En el silencio se oye silbar el frío viento que curtirá no se por cuánto tiempo, las caritas de los pocos niños que  dan por estos cabañas y estos valles sus primeros pasos.



Valles Pasiegos-"Los valles del Silencio".

13/3/18

PEÑA VENTOSA

Entretenida es la ruta que traigo hoy a la cueva, y entretenida quiero que sea la forma de contarla.

Ya me diréis al final si lo he conseguido.

Porque a la ruta no le faltó de nada, además de lo de siempre,(ambiente montañero, chascarrillos, esfuerzo, naturaleza en estado puro...), tuvimos, a pesar de las predicciones meteorológicas, hasta buen tiempo.

La ciclogénesis, (Félix para los amigos), estuvo todo el día sobrevolando sobre los bellos pueblos lebaniegos y nuestras cabezas.

Con las chimeneas ahumando, las panojas colgando en los balcones, los manojos de sarmiento  atados en las socarreñas, las colmenas en reposo, los huertos en barbecho y los cerezos a punto de echar flor,  dejamos atrás Esanos y San Pedro de Bedoya, dos de los numerosos y bellos pueblos lebaniegos con una variada y rica arquitectura rural,  de donde partimos para encontrarnos con la falda y la crestería de Peña Ventosa.  
No menos bello es el pueblo de Salarzón que tenemos delante y que habremos de dejar atrás.

Félix, filtra y deja pasar entre las nubes unos rayos de sol que dan brillo y color al pueblo y a esa montaña que guarda de los vientos toda la comarca.

Todo está por venir y por llegar, las mochilas si de algo van llenas es de ganas y de ilusión por hacer cumbre y pisar  esa cima.
La ascensión va a ser larga pero llena de belleza desde los primeros momentos.

La pista que tomamos nada más salir del pueblo nos sumerge en un bosque con unas soberbias cajigas que nos escoltan mientras avanzamos.
Con el suelo mojado todo habría sido más complicado, con mucho cuidado y mirando bien donde pisamos poco a poco vamos tomando altura. 
Los buitres nos hacen compañía mientras seguimos los escasos hitos, de una ruta que no está muy marcada, por un terreno variado con algo de vegetación y mucha piedra suelta y algún que otro nevero de las intensas nevadas caídas este crudo invierno.
Hasta aquí el camino era bastante sesgado pero amigos, ha llegado el momentos de mayor dificultad, aunque no son muy largas estas trepadas resultan un poco comprometidas y hay que echarle riñones al asunto.
Gateando y agarrandonos con las manos nos vamos aproximando a la cima que desde abajo se ve altiva y vertiginosa
Desde estos 1434 metros de altitud, la panorámica que nos ofrece a la vista esta modesta cima, en un día despejado como el de hoy, es verdaderamente espectacular.

Al fondo del valle, Lebeña, el Desfiladero de La Hermida, el río Deva, Los Picos y  más a lo lejos el Macizo de Ándara y el Mar Cantábrico.
Los destrepes de bajada son más dificultosos pero no por ello menos disfrutones, que le voy a hacer, me gustan.
Y si echo la vista atrás la satisfacción de pensar que he estado en aquella cumbre es aún mayor.

Con la de veces que he pasado tan cerca, la primera vez que la vi ya me dejó atrapado.

Por algo será que hay quién la llama el Machu-Pichu cántabro. 
Continúa la ruta y llegamos al refugio del Collado Taruey donde comemos bien resguardados del viento que sopla fuerte y racheado.
Ya dije que la ruta tuvo de todo y no podía faltar un buen tramo de nieve blanda, que a más de uno hizo sentar el culo.
 Sorprendente el espectaculo que se esconde en el interior del conjunto de hayas que atravesamos, con la nieve diluyéndose formando pequeñas cascadas y regatos
Imaginareis la dificultad que he tenido para escoger las fotos que acompañan la entrada, creo que superan las doscientas las veces que disparé la cámara.

El viejo tronco es una buena captura, pero no fui yo, fue el tiempo quién lo mató.
El final de la ruta es una tediosa, larga y aburrida pista que nos llevará hasta Lebeña...
...que se hace más llevadera viendo nacer entre las piedras alguna de las fuentes que aliviaron mi sed, bajando de la Braña Los Tejos hace unos veranos.
La Ermita mozárabe de Lebeña, como final de ruta, es la mejor de las recompensas.

Montañeros, montañeras, la próxima vez que vayáis a Potes, fijaos en esta montaña tan espectacular como desconocida.

Su ascensión ya dije que es larga pero llena de encanto desde los primeros pasos.

Un grupo de montaña de Madrid colocó en su cima una placa que reza así:

"Puso Dios en mis cántabras montañas auras de libertad,
tocas de nieve y la vena del hierro en sus entrañas" 





2/3/18

MEMORIA DE PIEDRA

El puente y el río no quieren que olvides la infancia vivida.

 Quieren que recuerdes las conversaciones de los que ya no están.

  Los suspiros que volaron con el viento.

Los sueños truncados, las noches en vela.

  Las lágrimas que partieron en busca del mar. 

   Los reflejos  en el agua en las noches de luna llena.